Camacol rechaza circular de Planeación para construcciones multifamiliares

La reconstrucción de Mocoa será un gran reto: Minvivienda
5 abril, 2017
Show all

Camacol rechaza circular de Planeación para construcciones multifamiliares

Los constructores de Bolívar están preocupados por la circular 001 del 27 de octubre del 2016 emitida por la Secretaría de Planeación Distrital y se preguntan si será que a las construcciones en áreas de actividad residencial para multifamiliares tipo B, C y D, (definidas en el cuadro de Reglamentación Urbanística No. 1 del POT), les tocará demoler y rediseñar, frente a la nueva interpretación de la norma de desarrollo urbanístico.

La Cámara Colombiana de Construcción (Camacol), regional Bolívar, manifestó su inquietud por la mencionada circular emitida por Planeación en respuesta a una solicitud hecha por un particular que solicitó una interpretación de las normas urbanísticas de la Ley 810 de 2003.

En la circular se aclara que las construcciones de edificaciones multifamiliares deben tener aislamientos laterales desde el segundo piso, comprendido este desde el piso terminado hasta el cielo raso acabado.

La problemática radica en que las construcciones actuales se rigen por la circular del 29 de diciembre de 2015, en la que un curador urbano solicita la misma aclaración en la Ley 810 de 2003, la cual fue interpretada por la Secretaría de Planeación de forma diferente. En ella se explica que el aislamiento lateral de las edificaciones es desde el tercer piso, comprendido este desde el piso acabado hasta el cielo raso, lo que hace que este elemento forme parte integral del piso.

Lo que reclama Camacol Bolívar con respecto a la Circular 001 de 2016 de la Secretaría de Planeación de Cartagena es que esta entidad distrital atiende la solicitud de aclaración hecha por un particular, en vez de la realizada por un curador urbano, en donde también se interpretan las normas urbanísticas.

El gremio menciona que esta actividad contraría la norma debido a que la circular externa impartida en noviembre 26 de 2007, basada en la facultad de interpretación de las normas urbanísticas, según el Artículo 102 de la Ley 388 de 1997, dice que la solicitud de interpretación de las normas únicamente la pueden hacer los curadores urbanos dentro del trámite de estudio y expedición de licencias; es decir, el particular que hizo la petición no tendría legitimación para actuar.

“Presentamos una afectación porque algunas construcciones que ya estaban en preventa, con aislamientos laterales desde el tercer piso, es decir, desde la cubierta del segundo piso, les toca realizar cambios, pues eso era lo que estaba vigente en el momento en que se iniciaron las construcciones”, explicó Jaime Hernández, presidente de la Junta Directiva de Camacol Bolívar.

Patricia Galindo Salom, gerente de Camacol Bolívar, añadió: “Esta circular desconoce ciertos procesos que ya están andando en proyectos en preventa, y que venían ejecutándose con la norma anterior”.

Con base en lo anterior, Camacol Bolívar está tomando las medidas pertinentes para tratar de anular la circular 001 de 2016, a fin de que no se vean afectados los proyectos en construcción.

La secretaria de Planeación, Luz Elena Paternina, en declaraciones a El Universal explicó que se debe cumplir la norma y hay que acogerse al Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

“Camacol Bolívar radicó una solicitud de revocatoria de la Circular, la cual se analizó desde la mesa, y se estimó que no cuentan con los argumentos suficientes, por ser una interpretación diferente. La normatividad del POT está vigente y se tiene que cumplir porque es una precisión legal”, aseguró Paternina.

POSIBLES AFECTACIONES

Camacol Bolívar argumentó que si se llegasen a ejecutar los cambios en las construcciones el gremio posiblemente tendría afectaciones.

“El origen de una falsa motivación, ya que la aclaración proviene de un particular y no de un curador como lo exige la norma; lo anterior genera inseguridad jurídica por la inviabilidad de proyectos que están en preventa y desconfianza en el inversionista; además hay afectación económica, porque proyectos por más de $140.000 millones no podrán ejecutarse, por el incremento de los costos en los diseños que toca modificar; también se dejarían de generar cerca de 500 empleos directos y 2.500 indirectos”, puntualizó José David Morales Villa, asesor jurídico de Camacol Bolívar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *